lunes, 4 de abril de 2011

apertura


Muy buenas noches.

Ustedes ven aquí en el escenario, a quienes han venido a escuchar, a los músicos de la Orquesta Estable del Teatro Argentino. Son músicos de formación, estudio y experiencia internacional, que han decidido apostar por nuestro país. Este trabajo implica una persistencia cotidiana de estudio y práctica durante toda la vida; esa es la naturaleza de nuestra profesión.

Dos de las orquestas fundacionales de la cultura de nuestro país, las orquestas del Teatro Colón, están sufriendo en los últimos tiempos una progresiva desvalorización y desprecio, llevados al extremo de una situación policíaca, a merced de una pulseada inaceptable de egos y vanidades personales y, lo que es acaso más grave, de una concepción llanamente ignorante acerca de la naturaleza específica que conforma una orquesta, cuya identidad forjada en años de trabajo de ensamble y profundización del repertorio es absolutamente irreemplazable por una mera suma de partes intercambiables contratadas ad hoc.

No hay mejores músicos que los que integran las orquestas principales de nuestro país, y no hay manera más digna que la estabilidad laboral en un estado que decide apostar por la cultura.

Con esto queríamos expresar nuestro apoyo a los músicos del Teatro Colón.

Así, con estas palabras de Alejo Pérez, director de la Orquesta Estable del Teatro Argentino de La Plata, comenzó la temporada de conciertos 2011 en la ciudad "donde las calles no tienen nombre" (Bono dixit). La Orquesta y su director recibieron allí la primera ovación de la noche. Las otras dos siguieron a las memorables interpretaciones de las Cuatro últimas canciones de Richard Strauss y de la Sinfonía N° 4 de Gustav Mahler, con Paula Almerares como solista.

A los grandes directores se les suele elogiar la claridad de los gestos. Que Alejo Pérez es un gran director es algo que, afortunadamente, el público argentino descubrió hace rato. El gesto de ayer, en todo caso, fue tan claro como los que suele realizar habitualmente desde el podio.

1 comentario:

georsand66 dijo...

Gracias Alejo de todo corazón, me emocionó mucho la nota pero mucho más el hecho que vos la hayas leído. Un abrazo!!!!!!!!!!!!
Jorge Sandrini (OETC).